La música también vive del cine

Entre 2016 y 2017, los soundtracks y discos con música original hecha para películas han aumentado sus ventas. Los sellos han encontrado en la pantalla grande una manera de difundir a sus estrellas y muchos artistas gráficos están diseñando atractivas y codiciadas carátulas para las ediciones en vinilo.

John Houlihan se crió en Nueva Jersey, Estados Unidos, y cuando era adolescente se encargaba de conseguir las bandas que iban a tocar a los festivales de su colegio. Luego fue DJ en la radio de su universidad y tras graduarse se convirtió en supervisor musical para el cine. Su trabajo durante los últimos 20 años ha consistido en negociar con sellos musicales, agentes, productores y artistas para que sus canciones aparezcan en alguna escena de la pantalla grande. Muchas veces casi tuvo que rogar para obtener algunos de los temas que aparecen en soundtracks tan populares como los de Austin Powers, Día de entrenamiento, Los ángeles de Charlie y Looper.

blog-ads

Por eso cuando le encomendaron su última tarea no pensó que sería distinto. Tenía que convencer a los dueños de las licencias de artistas tan diversos como Queen, New Order y The Cure de que lo dejaran usar sus canciones en la película de espionaje Atómica, que debutará en Chile el 31 de agosto. Houlihan sólo contaba con un presupuesto limitado y la promesa de que los temas adornarían las peleas y los tiroteos protagonizados por Charlize Theron. Pero esta vez el productor se topó con una industria mucho más amigable y abierta a discutir términos y tarifas: “A medida que el sector de la música se desplazó desde la clásica tienda física hacia esta nueva realidad digital, se produjo una enorme caída en las ganancias. Ahora este pequeño nicho le está devolviendo un poco el alma al cuerpo”, señaló a la revista Wired.

Tal como él explica, el interés en lanzar soundtracks –compilados con canciones de distintos artistas- y scores –la música instrumental de cada filme- ha crecido fuertemente en el último tiempo. Según la revista especializada Billboard, las ventas de soundtracks durante lo que va de 2017 suman 4,58 millones de copias, un 31 por ciento más que en el mismo período del año pasado. Mientras en el primer semestre de 2016 había sólo un soundtrack entre los top 20 –Purple Rain, de Prince- hoy aparecen cinco discos como el de Moana (457 mil copias),Trolls (342 mil) y La bella y la bestia (311 mil).

Un fenómeno similar se está viviendo en un mercado más específico como el de los vinilos: según la revista Forbes, el disco más vendido de 2017 en este formato es Sgt. Pepper’s de Los Beatles (39 mil copias), seguido del soundtrack de la exitosa cinta musical La La Land (33 mil) y el de la primera cinta de Guardianes de la Galaxia (30 mil). En el caso de los soundtracks, los productores como Houlihan coinciden en que ahora es más sencillo elaborar estos discos porque las estrellas actuales y las del pasado se dieron cuenta de que el público que escucha alguna de sus canciones en una película es más propenso a explorar y comprar el resto de su catálogo en sitios como Spotify o iTunes.

Ese potencial facilita la labor de consultores musicales como Kirsten Lane, quien se encargó de obtener las licencias de las canciones que aparecen en cintas como Notting Hill y la reciente Baby Driver, película de acción que llega el 10 de agosto a Chile y que prácticamente se armó para que cada escena calzara con temas de artistas como James Brown, The Beach Boys y Barry White. Lane contó a Wired que en los 90 e inicios de este siglo, los sellos cobraban millones de dólares por prestar sus canciones, mientras que hoy son mucho más accesibles.

Desde los 70, la empresa estadounidense Varèse Sarabande se ha especializado en editar soundtracks y scores y hoy disfruta con las altas ventas que alcanzan obras como su edición en vinilo de la música original de la trilogía Matrix y otra dedicada a la banda sonora de las tres primeras cintas de Mad Max. Peter Hackman, coordinador de la compañía, explica a Tendenciasque la “gran esperanza de cualquier artista o sello musical es que un fan escuche una canción, le guste y luego quiera explorar más de ese cantante o banda. Los soundtracks pueden ser una gran herramienta para promover un catálogo musical y, por eso, recientemente hicimos un trabajo casi épico para añadir todos nuestros lanzamientos a la tienda en línea”.

Cine en vinilo
En Chile, las tiendas especializadas también han notado un mayor interés de los clientes en estas producciones. Nicolás Dzazópulos, dueño de Disquería 12 Pulgadas –un local especializado en vinilos-, cuenta que “hasta hace poco tiempo existía mucho material que estaba descontinuado o no había sido editado en formato vinilo. Hoy mes a mes se reeditan nuevos títulos”. La tienda Sonar partió hace más de 15 años y siempre ha tenido una sección de soundtracks y scores tanto en formato CD como vinilo, pero su dueño, Víctor Vega, explica que en el último tiempo hay una “mayor oferta de estos productos, sobre todo en vinilo, el cual suele venir acompañado con un arte fabuloso”.

guardians-1-350x350

Tal como señala Vega, el diseño de las ediciones en vinilo ha sido clave para el resurgimiento de la música cinematográfica. Uno de los principales responsables de convertir soundtracks y scores prácticamente en obras de arte es Mondo, empresa fundada en 2004 por Tim League, presidente de la cadena de cines estadounidense Alamo Drafthouse. En un comienzo, la compañía vendía poleras adornadas con imágenes clásicas de películas, pero luego empezó a comercializar posters alternativos para filmes como E.T., El resplandor y El imperio contraataca, los que se agotan en menos de un minuto cuando se anuncian en internet.

Taxi-Driver-TriColor-Package-840x840

Hace seis años, Mondo decidió aventurarse en el mercado de los soundtracks y scores con vinilos. Su primer lanzamiento fue la música de la cinta ochentera de horror Slasher, de la cual fabricó una partida pequeña que lanzó en la convención Fantastic Fest de 2011 y se acabó en horas. Desde entonces, la historia se ha repetido, por ejemplo, con varias ediciones del score de Parque Jurásico, que están totalmente agotadas, y que convencieron al compositor John Williams (Star Wars) para lanzar en octubre una edición en vinilo del score completo que creó para Tiburón y cuyo disco posee un color celeste que imita el océano.

jaws-2-350x350

Este éxito motivó la aparición de varias otras empresas, como las estadounidenses Waxwork Records y Ship To Shore y la suiza We Release Whatever the Fuck We Want, que siguen la misma estrategia. La primera funciona en Nueva Orleans y en sus cuatro años de existencia ha editado discos que son considerados joyas, como el de la música de la cinta de horror Martes 13 –cuyo disco contiene sangre falsa en su interior- y la banda sonora completa de Taxi Driver. Kevin Bergeron, cofundador de Waxwork, afirma a Tendencias que “hoy vivimos en una época donde el entretenimiento es muy accesible en plataformas digitales o de streaming. Si eres una compañía que va a lanzar un producto físico, este tiene que volarle la cabeza al público. El vinilo de colores, el empaque y el arte tienen que ser grandiosos para atraer miradas”. Un ejemplo es el vinilo con la música de la cinta de horror Poltergeist, lanzado por Mondo en 2013, que, tal como comenta Peter Hackman, destaca por su efectiva simplicidad.

jurassic-park-mondo-vinyl-840x560

El hecho de que la mayoría de los soundtracksscores editados recientemente correspondan a cintas de horror o ciencia ficción no es coincidencia. Según Bergeron, la cultura geektiende a estar formada por gente que colecciona parafernalia ligada a lo que le gusta: “Pero también pienso que la gente se siente atraída hacia los soundtracks de horror y ciencia ficción porque la música de esos filmes es mucho más interesante. El compositor puede experimentar más en un soundtrack de horror que, digamos, en una comedia romántica”.

Llamador-blog

Juan San Cristóbal, editor web de la tienda especializada Needle, comenta que ante este resurgimiento incluso los canales de televisión como Netflix hoy ven en las bandas sonoras una nueva herramienta de difusión: “Stranger Things supo individualizar su soundtrack y venderlo por separado”. También menciona el revival de Angelo Badalamenti, compositor de la música de la serie Twin Peaks, cuya nueva temporada “permitió la reedición de trabajos de su autoría que antes eran muy difíciles de conseguir”.

Los 5 soundtracks más vendidos de esta semana (según Billboard)
1. Moana
2. Trolls
3. Guardianes de la Galaxia, vol. 2
4. Baby Driver
5. The Fate of the Furious

 

FUENTE: La Tercera

Publicado por

Cultrade.com.ar

¡Comunidad de Coleccionistas. Queremos revalorizar objetos de culto y por eso creamos un sitio!

3 comentarios en “La música también vive del cine”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s